domingo, 2 de junio de 2013

Un retablo de la FE en Pedro Abad


El Papa Emérito Benedicto XVI l convocó para este año la celebración del año de la fe.  Con él nos quiere invitar a todos los cristianos a una  “auténtica y renovada conversión al Señor, único salvador del mundo” (Carta apostólica Porta fidei ). Entre las indicaciones pastorales que para este año de gracia nos indicaba el Santo Padre, se indicaba para el ámbito parroquial: Las Asociaciones y los Movimientos eclesiales están invitados a hacerse promotores de iniciativas específicas que, mediante la contribución del propio carisma y en colaboración con los pastores locales, se incorporen al gran evento del Año de la fe. Las nuevas Comunidades y Movimientos eclesiales, en modo creativo y generoso, encontrarán los medios más eficaces para ofrecer su testimonio de fe al servicio de la Iglesia”.
Por esta razón, las hermandades y cofradías de Pedro Abad nos sentíamos llamados a aportar nuestro granito de arena a este magno acontecimiento, y poder junto a nuestra comunidad hacer patente la radicalidad de nuestra fe en el Señor por medio de nuestro propio carisma. Ante tal tesitura, nos pareció que la tradicional celebración de la procesión de Su Divina Majestad en la fiesta del Corpus Christi, era el momento y ocasión propicios para ello. Puesto que la hermandad del Santísimo es la más antigua de cuantas existen en nuestro pueblo (principios del Siglo XVII), siendo la históricamente veladora de fiestas tan importantes y arraigadas en nuestro pueblo  como son las del Santísimo Cristo de los Desamparados, la Candelaria , la Ascensión, el Corpus y el culto sacramental. Pero además de todo eso, es la hermandad matriz de todas las penitenciales, pues era la hermandad del Corpus la encargada de realizar todas las procesiones de Semana Santa hasta mediados del siglo XX.  Por eso, nos pareció que unidos a nuestra hermandad matriz, la celebración de la procesión del Corpus era la ocasión más adecuada para hacer presente nuestra adhesión a este año de la fe.
Tal colaboración se articula fundamentalmente en dos ejes principales. El primero la organización de la procesión sacramental, donde este año extraordinariamente la custodia será portada por hermanos costaleros de todas las cofradías perabeñas. Con ello, aparte de un mayor lucimiento y solemnidad, buscamos que la gente joven de todas nuestras hermandades  tenga un acercamiento a Cristo Sacramentado y por medio de su labor como costaleros, puedan sentir cercano y presente a Cristo Eucaristía. Se les ha pedido explícitamente, que “adoren a Jesús desde su trabajadera”.
El otro de los ejes es la configuración y montaje de un gran altar en la plaza de Andalucía, que sea comienzo y final de la procesión eucarística, y el lugar desde donde se dé la bendición final con la custodia. Dicho altar de grandes dimensiones, pretende ser un retablo de la fe, donde estén presentes los grandes iconos y referencias de la fe en nuestra comunidad.
En dicho altar estará la imagen de nuestro patrón, Santiago el Menor. El patronazgo de nuestra villa recae en Santiago desde sus mismos orígenes. El 1 de mayo de 1235 cae la fortaleza de Algallarín, y como era costumbre se escogía el patronazgo del santo del día. El Señor nos encomendó a Santiago el Menor como protector de aquella comunidad que años después configuraría nuestro pueblo. Desde entonces, Santiago es velador de nuestra fe y su presencia nos recuerda las raíces cristianas de nuestro pueblo y su fidelidad al evangelio.
La imagen poderosa de nuestro patrón en el altar, hace resonar las palabras de su carta:  ”La fe sin obras está muerta”( Santiago 2:14-26). Una llamada a ser activos en la fe y construir Iglesia también en nuestro pueblo.
En el otro lado, la imagen de Santa Rafaela María nuestra universal paisana. Allí nos ofrece su casa natal que parece salir de su corazón, y como dicen las Esclavas, su corazón está presente en la casa. Su imagen venerable nos recuerda que todos los perabeños estamos llamados al camino de la santidad. Ella fue vecina de nuestras calles, portadora de nuestras tradiciones y vivió su fe en nuestra misma parroquia. Su ejemplo, su fidelidad y su valentía son la clara muestra de hacia dónde debe llevarnos la fe, hacia la santidad. En la procesión del Corpus, la imagen de la Santa cuando esté presente la custodia con Cristo Sacramentado, tendremos muy presente el sueño y afán de esta maravillosa mujer: “Poned a Cristo a la Adoración de los pueblos” (Sta Rafaela Mª. Apuntes Espirituales).
Coronando el altar, en su templete, con la media luna a sus pies figurará la patrona de Pedro Abad, la Virgen del Rosario. Se dice que Andalucía es la tierra de María, y Pedro Abad es sin duda signo particular de ello. La Virgen del Rosario nos recuerda el amor hacia la Madre de Dios que durante siglos se le ha profesado por medio de muchas advocaciones en nuestro pueblo. En el corazón de Pedro Abad se tiene un cariño muy especial por la Reina de los Cielos y se ha mostrado por medio de la oración y particularmente el rezo del Rosario, que nos recuerda esos rosarios del alba del mes de octubres. En esta procesión del Corpus, María se nos muestra como auténtica custodia viva que nos muestra al niño Jesús y nos pone a su adoración como en la feliz noche de Belén cuando el Verbo Divino se hizo carne. Ojalá anide en nuestro corazón la llamada de María en Caná: “Haced lo que Él os diga” (Jn 2,5).
En el centro del altar, en una pequeña hornacina, vemos la tradicional estampa del Cristo de los Desamparados, con María y San Juan al pie de la cruz, con el abad Pedro de Meneses que le ora infatigable y el Rey San Fernando que le ofrece su cetro de auténtica realeza y majestad. Cristo de los Desamparados que desde su cruz es centro, guía y baluarte de la fe en nuestra villa desde sus orígenes. Cristo en la cruz, el gran símbolo de la fe, la gran esperanza de los cristianos que por medio de la Eucaristía nos hacemos partícipes de su muerte, pero también de la gran alegría de la Resurrección.  Nuestro Dulce Jesús, dueño amado y consuelo de Pedro Abad (Coplas del Stmo. Cristo).
Un retablo de la fe de nuestro pueblo, un efímero montaje que nos sirva para sentirnos orgullosos de nuestras raíces, nuestras tradiciones y nuestra particular forma de ser fieles a Cristo realmente presente en la Eucaristía. 

 “Permanezcan estables en el camino de la fe con una firme esperanza en el Señor”. Papa Francisco. Homilía Pentecostés 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escriba lo que piensa. Envíe su comentario sobre esta noticia, utilizando su nombre y apellidos y no como anónimos.

Dos montoreños, camino de la categoría de plata del fútbol profesional

Fran Lara lo celebra en Linarejos. Javi Lara, junto a sus compañeros del UD Ibiza. Redacción. Los futbolistas montoreños Javi Lara y Fran L...