La Virgen de los Remedios ya se encuentra en Villafranca para celebrar los actos en su honor

Los vecinos de Villafranca de Córdoba vivieron anoche uno de los días más esperados del año, la llegada de su patrona, Nuestra Señora de Los Remedios, a la iglesia parroquia de Santa Marina, situada en el centro del pueblo. La imagen fue trasladada por los hermanos en unas parihuelas tras la celebración de una misa en su ermita, situada en el antiguo camino de Córdoba. El párroco y consiliario de la hermandad, Manuel Roldán, encargado de oficiar la eucaristía, invitó a los villafranqueños a “seguir unidos por la senda de la fe para poder seguir alimentando el amor a María”. Posteriormente, y con un calor de justicia, cuando ya caía la tarde, los feligreses se disponían a emprender el camino hacia el pueblo en compañía de su protectora, que este año celebra el 25 aniversario de su coronación.
   La banda de tambores y cornetas, que lleva el nombre de la patrona, cerraba el cortejo, así como un pequeño grupo de niños que portaban luminarias artesanales elaboradas por sus padres con cáscaras de sandía. Esta tradición se sigue manteniendo a pesar del paso de los años.
   Los hermanos mayores, los cargos directivos de la hermandad y hermanos de la misma iban delante de la Virgen y les precedían los cargos públicos, civiles y militares. Una vez que la Virgen llegó a la iglesia de Santa Marina de Aguas Santas no faltaron los cantos y las alabanzas de alegría hacia la protectora de Villafranca. En los próximos días se celebrará también la ofrenda floral, que es un acto de agradecimiento de los vecinos por los favores recibidos a lo largo del año.