domingo, 1 de febrero de 2015

Adamuz "arde en llamas" con su popular fiesta de "los culiquemaos"



Varios saltos protagonizados por los vecinos hace unos momentos. CASAVI
Como marca la tradición, las calles de Adamuz se están convirtiendo esta noche, como cada 1 de febrero, en un reencuentro con una de sus costumbres más arraigadas de esta localidad serrana del Alto Guadalquivir, por la que reciben el sobrenombre de "culiquemaos". Los vecinos se suelen reunir por barrios
y familias para disfrutar de una velada de convivencia en la que no faltan las viandas, las sardinas y muchos productos derivados del cerdo que se guardan con celo en muchas de las despensas de los hogares tras la matanza del pasado mes de diciembre y degustarlos durante esta jornada.
El Ayuntamiento sigue tratando de cuidar esta vieja tradición que se pierde en la noche de los tiempos y que se ha ido trasladando de padres a hijos con motivo de la Candelaria. A la caída de la tarde, cuando el viajero se va acercando a este pueblo, observa un halo que cubre todo el casco urbano. Los hombres, mujeres y niños de todas las edades ya han encendido las fogatas de romero en las calles. Prácticamente toda la familia trata de sortear el fuego como muestra de arrojo y capacidad física.
Un año más no hubo que lamentar accidentes, aunque sí algún que otro pantalón quemado por la altura tan alta que llegaron a alcanzar las llamas en algunas ocasiones. Pero todo quedó en un pequeño susto. El tiempo ha acompañado y los vecinos han sacado su espíritu divertido y dicharachero para disfrutar desde primera hora de la tarde de una celebración que va a más a pesar de los tiempos que corren. Aunque hay que tener en cuenta que con una actividad como esta solo hace falta ganas de diversión y participar con los vecinos y amigos del barrio en torno a una candela y productos de la tierra.
Este año hemos notado también una mayor presencia de foráneos, al coincidir en día de fiesta, que no se han querido perder la ocasión de vivir en primera persona esta celebración, que solo se vive de esta manera en Adamuz. El pueblo se echa a la calle y canta canciones típicas. El ambiente gélido ha propiciado que este año se quemaran más kilos de leña y romero, causando en el ambiente un olor característico de esta fiesta popular.
Esta celebración coincide con la plenitud de la campaña de la aceituna y se solía celebrar antiguamente en los cortijos. Ahora, con la mejora de las comunicaciones, ha hecho que el pueblo viva la celebración con mayor participación de los vecinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escriba lo que piensa. Envíe su comentario sobre esta noticia, utilizando su nombre y apellidos y no como anónimos.

Villafranca y Villa del Río se mantienen en cierre perimetral por covid-19

Vista de una calle vacía de Cañete de las Torres. Los municipios de Villafranca, con 7 nuevos casos y un índice de 576,13 por cada 100.000 h...