sábado, 7 de noviembre de 2015

Paisajes Indeterminados




Paisajes indeterminados revisa casi una década del trabajo realizado por Miguel Ángel Moreno Carretero (2006/2015). El título de la exposición nos lleva a un concepto espacial ausente, un no lugar, un espacio no concreto que se diluye en el tiempo, como si se tratase de un paseo, una expedición temporal por los lugares que Moreno Carretero ha transitado durante esta última década dedicada al su trabajo como artista visual y como gestor cultural. Esta relación permite la visión de la creación como resultado del aprendizaje y yuxtaposición de experiencias que le ayudan a entender y a desempeñar proyectos vinculados al arte público y relacional.

La selección de obras permite significar algunos de los rasgos y estrategias característicos de su trabajo, como el uso de objetos cotidianos y de consumo que expone continuamente a transformaciones y metamorfosis, la miniaturización, que obliga al espectador a abandonar el rol contemplativo y a dinamizar su acercamiento, o la reflexión acerca de la transformación del paisaje, que lleva a cabo a través de sus intervenciones específicas y que registra tanto fotográfica como videográficamente. Todos estos dispositivos introducen otras categorías como la de lo extraordinario, la sorpresa o el extrañamiento e incorporan un cierto aspecto lúdico y didáctico a la vez que crítico.

La exposición presentada recientemente en la Sala de Exposiciones de la Diputación de Huesca, incluye dos proyectos específicos para el Palacio de la Madraza en diálogo con el contexto patrimonial.

Miguel Ángel Moreno Carretero, artista vinculado a lo paisajístico y a las intervenciones de arte público desde prácticamente el inicio de su carrera, no ha cesado de reflexionar a lo largo de casi una década sobre el paisaje y sobre la relación del ser humano con él, especialmente en su condición de principal agente de cambio, desde multitud de puntos de vista y enfoques.

Quizás por ello la propia exposición se ha concebido como un viaje en el tiempo a través de diferentes perspectivas. Un mapa, una especie de metafórica cartografía donde localizar diferentes puntos o emplazamientos que nos revelen distintas visiones sobre la vasta extensión de terreno que resulta ser su trabajo.

En este sentido, la versatilidad de formatos (escultura, fotografía, vídeo, e instalación), así como las variaciones del elemento central de sus intervenciones y trabajos, permiten al artista sumar reflexiones y, por tanto, ampliar el discurso.

Paisajes indeterminados se divide en varios ámbitos, diferentes y a la vez complementarios, que relacionan la selección de obras realizada para la exposición y ejemplifican las diferentes investigaciones y enfoques que Moreno Carretero se plantea en su trabajo.


El paisajista infinito

El hall de entrada a la sala y que recibe al visitante se ha concebido como un acto de presentación del autor y recreación de su estudio.
La selección de elementos y de material documental de diversos contenidos y formatos (libros, maquetas, diseños para proyectos propios o ajenos) trata de sinterizar las diferentes facetas de Moreno Carretero como artista y como gestor cultural.


La casa, el hogar, el primer universo

En el segundo ámbito se reúnen aquellas obras de Moreno Carretero que están relacionados con el hogar, la casa, la cabaña y el habitáculo —entendidos como espacios de protección— y las conexiones visuales y conceptuales que entre ellos se establecen.

La casa y el hogar son conceptos e iconotipos que han estado presentes en la obra del artista desde el inicio de su trayectoria. La casa, como ámbito cerrado, privado, íntimo y finito, se contrapone al paisaje, siempre ilimitado, público e infinito. Algunos de los acercamientos a la casa refuerzan esa idea de espacio propio, de dominio que se encuentra apartado del mundo mediante medianerías, mediante fronteras.

Pero para Moreno Carretero la casa también se convierte en motivo de reflexión social. El artista se muestra en este particular comprometido y desarrolla todo un discurso crítico en torno a la burbuja inmobiliaria, las condiciones de vida que ha impuesto la consecución de una casa, así como el peaje medioambiental que supone la construcción.


Juego y frontera. Poner puertas al campo

Juego y frontera. Poner puertas al campo incluye trabajos diversos (maquetas, objetos, vídeos y fotografías) dedicados al tema de los márgenes, límites espaciales y comportamientos geográficos e históricos de la frontera. La selección incluye algunos trabajos que se realizaron específicamente para la exposición en Huesca y que, dedicados íntegramente al paisaje oscense, llevan por título Cambio de estado. Un plinto, un banco sueco y un potro de gimnasia son utilizados por el autor como elementos metafóricos para hablar sobre el tema. Dentro de cada uno de ellos se generan paisajes de la Provincia, de manera que el rutinario gesto de saltar de un lado a otro del elemento de gimnasia acaba convirtiéndose en metáfora de pasar o cruzar los Pirineos, de estar en una u otra parte. La serie se completa con fotografías de los elementos de gimnasia introducidos en distintos emplazamientos naturales, como verdaderos obstáculos que han de ser franqueados.


Mecanismos inconscientes del horizonte

El cuarto de los ámbitos de la exposición presenta un trabajo más cerrado y concreto. Mecanismos inconscientes del horizonte es un proyecto de investigación que localiza y documenta a través de fotografías más de un centenar de pseudo-esculturas anónimas y de carácter publicitario situadas normalmente en lindes o cercanías de las carreteras de la geografía española.

Moreno focaliza a través de esta serie dos aspectos que le interesan de forma recurrente en su trabajo: por un lado se detiene en aquello que nuestra mirada entiende como parte natural del entorno, para advertirnos con un fino sentido del humor de cómo el aparato publicitario y de mercado se ha convertido en un poder omnipresente que interviene y condiciona nuestros propios mecanismos psicológicos. Por otro lado, nos habla de su interés y fascinación emocional por el territorio de los márgenes y por esas periferias que han construido una identidad visual al margen de los cánones del buen gusto.

Coches sobre torretas metálicas, reproducciones a gran escala de productos, edificios que se convierten en esculturas….. Moreno Carretero no sólo documenta, cataloga, hace un ejercicio de taxonomía y geolocalización y a través de la transformación de los objetos, de su miniaturización y del cambio de escala, termina por resignificarlos.


Miguel Ángel
Moreno Carretero

Miguel Ángel Moreno Carretero (El Carpio, Córdoba, 1980), lleva a cabo un trabajo multidisciplinar combinando los géneros tradicionales y la instalación, con especial interés por las intervenciones, sobre todo paisajísticas, en los espacios públicos.

Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla, ha sido galardonado con premios como Pepe Espaliú, Desencaja, Beca de Artes Nobles o el Premio de arte Joven de la Junta de Andalucía. Fue residente de la Fundación Antonio Gala y obtuvo en dos ocasiones la Beca de la Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí y Fundación Rodríguez Acosta.

Su obra ha sido expuesta en ferias  y centros de arte como MACO, (México), Art Beliege (Bélgica), Centro Matadero (Madrid), Just Madrid (Madrid), Art Madrid, Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (Sevilla), CAC (Málaga), Casa Góngora (Córdoba), Capela de Santa María (Lugo), Torres Hejduk (Santiago de Compostela) o ECCO (Cádiz). Galerías como Birimbao (Sevilla), Trinta (Santiago de Compostela) o La Fábrica (Madrid) han presentado exposiciones individuales en estos últimos tres años. Su obra forma parte de las colecciones de las diputaciones de Córdoba y Burgos, CDAN de Huesca y el Museo de Jaén.

Paralelamente a su trayectoria como artista ha desarrollado una extensa labor como gestor cultural. Destacando su labor como creador y director de Scarpia. Jornadas de intervención artística, que se celebran en el El Carpio (Córdoba) y que este año cumple su XIV edición. Ha sido comisario o director de proyectos  organizados por el Ayuntamiento de Córdoba:  La noche Blanca del flamenco (Departamento de Artes visuales), El Semillero de Orive, Cosmoarte (Cosmopoética. Festival Internacional de Poesía) o Iconos 2016 con la Fundación Capital cultural Córdoba 2016. 


Además ha sido profesor en varios cursos sobre arte y naturaleza impartidos en el CDAN (Huesca), CAAC (Sevilla) o en las Universidades de Córdoba, Castellón, Sevilla, León o Granada entre otras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escriba lo que piensa. Envíe su comentario sobre esta noticia, utilizando su nombre y apellidos y no como anónimos.

Villafranca y Villa del Río se mantienen en cierre perimetral por covid-19

Vista de una calle vacía de Cañete de las Torres. Los municipios de Villafranca, con 7 nuevos casos y un índice de 576,13 por cada 100.000 h...