domingo, 5 de abril de 2015

El museo etnográfico Rocío Caracuel, de Cañete, recupera la memoria viva de esta localidad




La localidad de Cañete de las Torres aumenta su legado histórico con la puesta en marcha del Museo Etnográfico Rocío Caracuel, que está causando verdadera expectación en esta localidad, que trata de mantener vivas sus costumbres. Hasta este espacio histórico, ubicado en la planta alta del castillo, han acudido decenas de vecinos y visitantes durante estos días para conocer de primera mano los utensilios, juegos y herramientas que se utilizaban antiguamente. Los alumnos del taller de empleo del Alto Guadalquivir han sido los artífices, junto con María José Luque Pompas, directora del Museo Arqueológico, de hacer realidad este proyecto. La Fundación de la Caja Rural de Cañete de las Torres ha sido la encargada de tutelar todas las piezas desde el origen y ha donado varias vitrinas en las que se encuentran muchas de las piezas que se guardan en este espacio expositivo.
            El museo se ha distribuido aprovechando las estancias que proporcionaba el espacio y se ha distribuido en tres lugares diferentes. Por un lado una vitrina que alberga planchas desde el siglo XVIII hasta el siglo XX. Posteriormente el visitante se encuentra con dos vitrinas, en una se pueden ver material de farmacia y de juguetes antiguos de los años 20 y 30 del pasado siglo, además de diferentes utensilios de cocina. Se ha aprovechado también la escalera de acceso para colocar útiles del campo, calzado del siglo XVIII. Por último, en la sala de la torre del homenaje, se ha dispuesto lo que se ha dado en llamar la Sala de la Matanza, que se ha quedado muy bien ambientada en esta celebración popular.
            Diego Torralbo, presidente de la Fundación Caja Rural de Cañete de las Torres, explicó que “en el día de hoy se cumple la voluntad de Rocío Caracuel, y sus herederos”. Resaltó la dignidad del lugar elegido y explicó que “la Fundación ha cuidado el legado de Rocío Caracuel durante 7 años”. Por otro lado felicitó a María José Luque Pompas por el trabajo de catalogación de las piezas y pidió a las autoridades locales que cuiden el museo y no lo echen en el olvido.
            Este museo recibe el nombre de una cañetera, que fue la persona que tuvo la iniciativa de que fuera una realidad. Los alumnos del taller de empleo explicaron que su trabajo en este proyecto se ha desarrollado durante un periodo de diez meses, “tras comunicarnos María José Luque que había una gran cantidad de piezas de la familia de Rocío Caracuel y que se deberían de poner en valor”. Acto seguido aceptaron el trabajo y lo han realizado con mucha ilusión, destacando no solo el apoyo de la Caja Rural de Cañete sino también del Ayuntamiento, con la edición de unos dípticos informativos.

            El alcalde de Cañete de las Torres, Félix Romero, dijo que “este no es un museo estático, sino vivo, ya que lo que pretendemos es que sea algo participativo del pueblo, queremos que la gente done, porque de otra forma estos utensilios se perderían y con ello se abandonarían los recuerdos que emanan de dichos objetos y las costumbres propias del pueblo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escriba lo que piensa. Envíe su comentario sobre esta noticia, utilizando su nombre y apellidos y no como anónimos.

Villafranca baja de los 500 casos por contagio de covid-19, pero sigue en cierre perimetral, igual que Villa del Río

Vista panorámica desde la torre de Garci Méndez, de El Carpio. El nivel de contagios de covid-19 sigue en caída libre en la comarca con Vill...