Emotividad y reencuentro en la Fiesta del Cristo de Pedro Abad





Con gran emotividad se vivió ayer la Fiesta del Cristo de los Desamparados, que cada 14 de septiembre congrega en la ermita que lleva su nombre, en Pedro Abad, a decenas de feligreses llegados de todos los puntos del país. Son muchos los milagros que se le atribuyen a esta sagrada imagen. El párroco de Pedro Abad, Ricardo Castrillo, hizo una interesante reflexión sobre el papel que juega la imagen de Jesucristo en la cruz que todos los ciudadanos llevan y que hay que mirarse en él para seguir manteniendo la fe. fueron momentos de emoción y reencuentro, pero al mismo tiempo de recuerdo para aquellas personas que hoy no se encuentran entre los perabeños y que cada año acudían a esta cita para rezarle al milagroso protector de esta localidad.